2

Sanar las várices

Cargando...

Si queremos combatir las varices y arañitas con efectividad, lo primero que debemos conocer es cuál es su causa, de este modo será mucho más fácil para nosotros encontrar una solución para ellas. Por ello, a continuación, explicaremos las causas y proporcionaremos un remedio natural para ayudar a tratarla.

La debilidad o daño en las válvulas pueden provocar venas varicosas. Cuando las válvulas son débiles o están dañadas, la sangre puede retroceder y acumularse en la vena, lo que provoca que las venas de estiren o tuerzan. Hay algunos factores que conducen a que esto ocurra, entre ellos podemos destacar: La edad, Ser mujer, Embarazo, Antecedentes familiares, Obesidad.

Remedios naturales para ayudar a combatir las varices y arañitas.

Ingredientes:

Cargando...

• Media taza de zanahoria ralladas.

• Media taza de pulpa de aloe vera.

• Vinagre de manzana.

Preparación y modo de uso:

Coloca todos los ingredientes en la licuadora y procésalos hasta obtener una sustancia consistente y homogénea. Ahora, esparce la sustancia por la zona afectada, si es en la pierna, asegúrate de mantenerlas en alto, deja que el remedio actué durante 30 minutos y enjuaga con abundante agua fría. Repite 3 veces por semana y conseguirás un excelente resultado.

Otro tratamiento natural que puede ayudarle a combatir las varices de forma efectiva es la pomada de pimienta de cayena ya que promueve la tonificación de las venas del cuerpo, por lo que incrementa el retorno venoso y evita el estancamiento de la sangre en las piernas erradicando asi, las varices.

Receta de limonera de cayena.

Ingredientes:

• Dos cucharadas de pimienta de cayena, 30 g.

• Media taza de cera de abejas, 100 g.

• Una taza de aceite de almendras, 250 ml.

Preparación y modo de uso:

Para comenzar, debemos colocar la cera de abeja en un recipiente de vidrio y luego lo ponemos a calentar al baño María para que derrita. Una vez haya dejado de ser sólida, le añadimos el aceite de almendras y las cucharadas de pimienta de cayena. Posteriormente, procedemos a batir con una cuchara de madera mientras que sigue cocinando a fuego bajo.

Una vez hayamos conseguido una mezcla homogénea, apagamos el fuego y dejamos que el producto repose durante unos 10-15 minutos. Transcurrido el tiempo de espera, lo guardamos en un frasco hermético antes de que solidifique.

Lo ideal aplicar esta pomada sobre la zona afectada dos veces al día, al levantarnos y antes de irnos a dormir masajeando durante al menos 10 minutos.

Please follow and like us:
error

conexiondemujer.com

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *