2

Hígado graso

El hígado es un órgano esencial para eliminar las toxinas y digerir correctamente los alimentos. Para ello, neutraliza o transforma muchas de las sustancias tóxicas en sustancias inofensivas. Luego hace el trabajo y la vierte a la sangre para que sean expulsadas.

En ocasiones, los malos hábitos continuó y los excesos en las comidas sobrecargan el organismo. Si esto ocurre, la capacidad depuradora del organismo, especialmente la del hígado, se colapsa y las toxinas se acumulan.

Señales que indican que tu hígado está muy graso

Malestar estomacal:

En la mayoría de casos las señales que recibimos son vómitos y nauseas. No obstante, dichas señales también pueden relacionarse con embarazos, depresión, vértigos, migrañas, mareos por movimiento o intoxicación alimentaria. Algo que también puede influir a padecer estos síntomas, son los problemas renales. Pero los problemas en el hígado también pueden provocarlos. Esto se debe a que el mismo no es capaz de eliminar las toxinas del cuerpo.

Color de la orina:

A medida que el color de la orina cambie, podría deberse a problemas en el hígado. El aumento de la bilirrubina en la sangre hace que el color de la misma se torna anaranjado, ámbar o marrón. Cuando el hígado no puede controlar la bilirrubina, los riñones se encargan de eso a través de la orina.

Sudoración y mal olor corporal:

Las dificultades que se producen por la retención de toxinas pueden causar sudoración excesiva y olores desagradables. La razón es que el cuerpo trata de regular la temperatura, ya que la temperatura del organismo ha subido debido a su lucha contra los agentes tóxicos y bacterias.

Cansancio:

El hígado es el principal responsable de la obtención de energía del organismo, ya que interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, lípidos y proteínas.

Si se sobrecarga por el exceso de toxinas, los niveles de energía descienden y te sientes cansada. También puedes tener frecuentes dolores de cabeza.

Retención de líquidos:

Esta es una de las principales señales que nos da dicho órgano cuando tiene problemas. Esta señal se presenta especialmente en los pies y tobillos. Otras causas que pudieran provocar estas condiciones son la insuficiencia cardíaca y problemas renales. Asimismo, el desequilibrio hormonal y las enfermedades linfáticas juegan un papel importante en ello.

Cambios abdominales:

Algunos cambios que podemos padecer son calambres o dolores en la parte inferior del abdomen. También la hinchazón puede ser uno de esos cambios. Otro síntoma del daño hepático pudiera ser la ascitis y la acumulación de líquido en la cavidad abdominal.  En caso de deberse al hígado, pudiera ser la hipertensión portal, hipertensión arterial en las venas o arterias del abdomen.

Picazón en la piel:

Cuando padecemos de problemas hepáticos, es normal que la piel se vuelva más sensible. De igual forma, esta suele picar más y escamarse, y hasta puede llegar a ser hipersensible al tacto.

Asimismo, las contusiones pueden aparecer con mayor facilidad, al igual que la visibilidad de las venas. Algo que puede ayudar es mantener la piel humedad. Sin embargo, la verdadera solución es resolver la deficiencia con el hígado.

Cambio de color en las heces:

Cuando hay deficiencia de bilis, las heces cambian de color. Normalmente gira entorno a colores marrón, arcilla, amarillo pálido o gris.

Si estos síntomas permanecen por varios días, sería bueno que visites a tu médico para que revise tu hígado.

Receta natural para limpiar el hígado.

Ingredientes:

• 1 pepino.

•  1 piña pequeña.

•  2 naranjas.

• 1 limón.

•  1 manzana.

• Una hoja de aloe vera.

Preparación:

Exprimir el zumo de las naranjas y el limón. Pelar y cortar en rodajas la piña. Pelar y trocear el pepino.

Extraer el gel de la hoja de aloe vera.

Finalmente, se debe introducir todos los ingredientes en la licuadora. Agregarle medio vaso de agua ya que facilita el licuado. Procesar todo unos minutos, hasta obtener un licuado homogéneo y sin grumos. Puedes tomarlo todos los días en ayunas por 2 semanas.

conexiondemujer.com

2 comentarios

  1. Excelente, a pesar de ser delgada y cuidarme más o menos he padecido de hígado graso. Lo único que donde vivo muy poco llegan las manzanas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *